top of page
Buscar
  • jjgilon146

LAS 7 FASES DEL ALZHEIMER

atenciónadultomayor#familia#abuelos#consejos#alimentación#prevención#protección#Colombia#Cali#inclusiónsocial#trabajosocial#terapiafísica#reabilitación#actividadesancianos#calidaddevida#hogartemporal#atenciónpersonalizada#enfermería#bienestarfamiliar#recreaciónadutlomayor#terapiaocupacional

PRIMERA FASE:

Según la descripción del psiquiatra geriátrico Dr. Barry Reisberg, las fases del Alzheimer se pueden dividir en siete etapas, que van desde una percepción subjetiva de ciertos problemas de memoria, hasta un deterioro prácticamente total del sistema cognitivo. Estas etapas comprenden un periodo de predemencia (compuesto por las tres primeras fases), en el que el deterioro cognitivo empieza a manifestarse de forma leve; y un periodo de demencia, en el que los síntomas ya se han manifestado completamente, y en la que su autonomía empieza a verse reducida a medida que avanza. La enfermedad de Alzheimer se inicia hasta veinte años antes de que la persona afectada o su entorno noten los primeros síntomas. Por este motivo, decimos que la primera fase es asintomática. Esta gradación sobre las fases del Alzheimer y otras demencias, se conoce como Escala de Deterioro Global, o GDS por sus siglas en inglés (Global Deterioration Scale). El objetivo del Dr. Reisberg era proporcionar una forma fácil y clara de identificar el estado en el que se encuentra un paciente, teniendo siempre en cuenta que cada persona con Alzheimer es diferente, y que existan variaciones entre personas, síntomas y el avance de la enfermedad. Primera fase: Asintomática La persona es catalogada como sana, ya que no se advierten síntomas propios de las demencias ni del Alzheimer en particular. Es decir, sus funciones cognitivas se encuentran dentro de la normalidad. Sin embargo, mediante pruebas diagnósticas a veces ya se pueden detectar los depósitos de proteínas característicos del Alzheimer.

SEGUNDA FASE: Olvidos benignos e inicio de la percepción de deterioro cognitivo La persona afectada o sus familiares o amigos más cercanos, observan los primeros indicios de deterioro cognitivo. Se empiezan a apreciar dificultades para recordar nombres o la ubicación de objetos que un tiempo atrás no suponían ninguna dificultad. También es frecuente observar cierta dificultad para expresarse, aunque estos olvidos puntuales no suponen un impedimento relevante en su interacción con el entorno

TERCERA FASE: Deterioro cognitivo leve Empiezan a hacerse constantes los síntomas del deterioro cognitivo. La persona afectada y su entorno cercano se dan cuenta de este hecho de forma evidente, por la repetición de preguntas o la poca retención de la información que presenta la persona con Alzheimer. A la creciente dificultad para aprender habilidades nuevas, se suman un frecuente aumento de la ansiedad y de la capacidad de concentración. En esta etapa, si no antes, es necesario realizar pruebas que permitan un establecer un diagnóstico y empezar cuanto antes un tratamiento específico

CUARTA FASE: Etapa leve En esta fase, se hacen evidentes los síntomas del Alzheimer con relación a la memoria. Por ejemplo, las personas en esta fase de la enfermedad suelen tener dificultades para recordar hechos recientes y acontecimientos importantes, y se empiezan a hacer notables los problemas para realizar tareas rutinarias en su día a día. Aun teniendo en cuenta las crecientes dificultades con que se van encontrando en su rutina diaria, las personas que se encuentran en esta fase de la enfermedad, pueden valerse por sí mismas y no requieren de cuidados continuos. En el ámbito emocional, la persona afectada suele mostrase menos sensible, hecho que responde generalmente a la negación de su deterioro cognitivo.

QUINTA FASE: Moderada La persona que se encuentra en esta fase de la enfermedad, tiene ya grandes dificultades para realizar las tareas diarias sin ayuda, y su deterioro cognitivo resulta evidente al necesitar el apoyo de terceros para llevar a cabo tareas aparentemente sencillas. Esta fase se caracteriza por ser la que la persona se vuelve dependiente. Aquellas personas que vivían solas, pronto necesitarán un soporte continuo. En esta fase, la persona con Alzheimer ya no es capaz de recordar acontecimientos importantes de su vida, y es característico que tengan momentos de mayor lucidez seguidos por otros en que les resulta imposible recordar hechos recientes o pasados. También se sufre un gran declive en lo referente a la orientación y, especialmente, en el cálculo matemática

SEXTA FASE: Moderadamente grave Los recuerdos de la persona se ven muy limitados a acontecimientos antiguos, los cuales se van esfumando poco a poco. La persona tiene serias dificultades para mantener una conversación corta, y a menudo deja inacabadas sus frases. Es habitual que no reconozca su entorno, ni a las personas que le rodean, y necesita ayuda para desplazarse dentro de su propio domicilio y para realizar cualquier tipo de tarea básica, que deberá ser llevada a cabo en su totalidad por la persona encargada de su cuidado. En esta etapa de la enfermedad, la persona suele ser incapaz de contar hasta diez.

SEPTIMA FASE: Severa Aparte del deterioro cognitivo avanzado, la persona también muestra indicios de deterioro físico. La persona con Alzheimer en esta etapa, es incapaz de pronunciar una frase con sentido, y a menudo, su vocabulario se reduce a unas pocas palabras. Con el paso del tiempo, se pierden también las capacidades de caminar de forma independiente, de expresar emociones y finalmente, la capacidad de sostener la cabeza, hecho que provoca una inmovilidad prácticamente total, y favorece la aparición de otras muchas complicaciones físicas, como las contracturas o las úlceras de presión. Este cúmulo de circunstancias, a menudo provocan el fallecimiento de la persona en esta fase por accidente cerebrovascular, infecciones o neumonías. Con frecuencia, los pacientes y familiares de la persona con Alzheimer se ven abrumados ante el diagnóstico de la enfermedad, ya que tienden a pensar en la gran dependencia que los pacientes tienen en las fases finales. Conocer las siete fases del Alzheimer, puede ayudar a cuidadores y familiares a planificar mejor las medidas a adoptar. La labor de los profesionales de la salud es tranquilizar y explicar que el camino a recorrer es diferente en cada caso, que dependerá de múltiples factores, y que con un tratamiento adecuado tanto la persona con Alzheimer como sus familiares, podrán aún disfrutar conjuntamente de muchos buenos momentos.

Tomado de https://konexionalzheimer.com




44 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page