Buscar
  • jjgilon146

Como ayudar a un paciente que sufre de Alzheimer y no desea bañarse.

#adultomayor#gerontología#cuidadoadultomayor#familia#abuelos#padres#consejos#alimentación#actividadfísica#prevención#protección#cocinasaludable#recetassaludables#colombia#cali#salud#trabajosocial#inclusiónsocial#bienestarintegral#tereceraedad#calidaddevida#atenciónpersonalizada#comidasaludable#estanciasegura#ancianato#enfermería#bienestarfamiliar#recreaciónadultomayor



Con el paso de los años, nuestros padres o seres queridos, pueden ser reacios a ducharse o bañarse. Aunque las enfermedades a menudo tienen la culpa, hay muchas otras razones que quizás nunca entendamos.

Cómo ayudar a un padre que se niega a bañarse o ducharse

Desvelando el misterio detrás de la “Batalla del Baño”

Esta es una lista de algunas de las razones por las cuales los ancianos pueden tener para no bañarse:

1. Pueden experimentar dolor al estar de pie, agachados o sentados. 2. Pueden tener miedo al agua y/o a su sonido; esto es especialmente cierto en las personas mayores con Alzheimer u otro tipo de demencia. 3. Pueden temer caerse por tener poco equilibrio. 4. Si la temperatura del agua es demasiado alta o baja, pueden vacilar por temor a las molestias. 5. Tanto permanecer de pie en la ducha como el entrar y salir de una bañera puede ser muy difícil para los ancianos y les atemorice. El temor a las caídas aumenta con el paso de los años. 6. La simple tarea de bañarse o ducharse por sí mismos puede ser una tarea agotadora para ellos.

Resuelve la “Batalla de Baño” con estos consejos

Bañarse regularmente y mantener la higiene personal es la clave para mantenerse sano y fresco. No ducharse o bañarse durante varios días puede provocar infecciones, que se vuelven cada vez más difíciles de tratar en los mayores. Comprender el problema y ayudar a nuestro ser querido a bañarse debe ser el objetivo. Hoy os ofrecemos unos útiles consejos para intentar solucionar algunos de esos problemas que pueden surgir.

Consejos para ayudar a que su ser querido se bañe o se duche

1. Intenta hablar de ello

La comunicación es clave para entender las razones reales detrás del no bañarse. Se debe determinar si es una función del miedo, el dolor, la incomodidad o el simple olvido. En muchos casos, puede ser que simplemente no quieran hacerlo.

2. Consulta al profesional sanitario que lo trata regularmente

Cuando una conversación no ayuda, ponerse en contacto con el profesional sanitario que lo lleva puede ayudarnos a determinar la razón real por la que alguien se niega a bañarse. Él/ella puede ayudarte a comprender los pormenores de su condición médica y brindarnos alternativas para que se bañe… como, por ejemplo, limpiarse/limpiarle con una esponja.

3. Establece recordatorios para el paciente

Si la razón de no bañarse es debido a una demencia, puedes dejarle notas en su casa, colocándolas en la puerta o paredes del baño para recordarles que se duchen o se bañen, procurando hacerlo con mucho tacto, incluso con un toque de humor. Cualquier estrategia puede ser buena.

4. Pide ayuda a familiares y amigos

Si tu ser querido continúa disfrutando de la compañía de su familia y amigos, intenta involucrarlos también. Por ejemplo, si tu padre o madre no está de humor para darse una ducha o bañarse, pide a un amigo que os invite a salir. Es posible que tus padres estén tan emocionados por poder pasar tiempo fuera de casa que tal vez quieran ducharse o bañarse rápidamente para prepararse para una salida.

5. Compra de equipo de ducha

Bañarse o ducharse puede convertirse en una experiencia agotadora para los ancianos y les puede ser difícil entrar y salir de la bañera. Para que sea una experiencia cómoda y placentera, considera comprar una silla de ducha o una silla de elevación de baño. Tener instalada una barra de agarre puede infundir una sensación de seguridad. Y, por supuesto, contar con una alfombra de goma ayuda a evitar caídas accidentales en el baño.

También puedes poner su música preferida a la hora del aseo, eso le ‘transportará’ y quizá olvide cualquier contratiempo que crea que le pueda ocurrir mientras se les ducha o baña.

6. Sé paciente y ve lento

A la mayoría de las personas no les gusta que las apresuren y, a medida que envejecen, es más probable que quieran hacer todo a su propio ritmo. Por lo tanto, ten en cuenta: actúa despacio y permíteles hacer las cosas a su propio ritmo.

7. Sé alentador

Si tu ser querido se niega a bañarse, ningún tipo de razonamiento con él/ella funcionará, por lo que debemos ser creativos y encontrar formas de alentarlos a hacerlo. No ayuda en absoluto presionarlos porque podrían volverse rebeldes y rehusar a hacerte caso, empeorando la situación, incluso llegando a enemistarse contigo al no entender la situación. Nunca lo tomes como algo personal.


Tomado de www.alzheimeruniversal.eu


2 vistas0 comentarios